MRA+A: Estrenos de la nueva temporada

El estudio MRA y Asociados reedita estética y premisas. El equilibrio entre los intereses comerciales y la solución urbana figura entre sus objetivos. Por qué defienden a las torres.

MRA+A Mario Roberto Álvarez hijo, Hernán Bernabó y Fernando Sabatini consideran cada obra como parte de un conjunto urbano y apuntan a lograr el equilibrio entre el interés de los desarrolladores y una buena solución para la ciudad.

Por: Paula Baldo, Arq. Clarín

Un proyectista debe conciliar las aspiraciones del desarrollador con su interés profesional de realizar un aporte a la ciudad. En ese ejercicio, el estudio MRA+A ha probado ampliamente su entrenamiento. “Nuestra forma de trabajo es pensar primero como urbanistas y como arquitectos después. Abordamos temas urbanísticos a partir de lo que nosotros hacemos, y manejamos una escala de arquitectura que está en el límite con lo urbano. Es una filosofía de nuestro estudio pensar los proyectos desde su inserción en el entorno”, afirman los socios, Mario Roberto Alvarez (h), Hernán Bernabó y Fernando Sabatini, en una charla con ARQ.

Aseguran que las ciudades “deben ser más flexibles”. Y ante la expectativa que genera la modificación del Código de Planeamiento para Buenos Aires, los arquitectos asumen una postura optimista: “En el código actual hay muchos puntos grises interpretativos que generan laberintos. No obstante creemos que el nuevo código los va a mejorar”.

Tapa Arq Clarín, Estudio MRA+A, Sole Comunicaciones.

-¿Qué contribuye a que un proyecto “dialogue” con su entorno?
-Los pasos naturales serían investigar cómo se insertaría el edificio, analizar las restricciones del Código y recién después proyectar, lo formal puede surgir desde el análisis o ser un tema más periférico. Tratamos que la pieza urbana que ponemos en la ciudad conviva con su entorno como un faltante en el rompecabezas que es el tejido de la ciudad. Por ejemplo, en los primeros edificios Panedile o Av. del. Libertador 4444, a partir de la tipología del semiperímetro se tapan las medianeras y el FOT remanente se agota en una torre. De la misma forma, en el proyecto del Centro empresarial Libertador (actualmente en construcción) implementamos un truco formal en donde un quiebre del volumen que conforma la torre se toma la altura de Libertador y la medianera inmediata existente juega como semiperímetro conformando un círculo virtuoso que favorece al proyecto y a la ciudad, oxigenando al tejido.

-¿Y en los casos en que se parte de cero, como en el proyecto de Osaka?
-En Japón (1° Premio concurso internacional, año 2003) seguimos un concepto bastante parecido, en otra escala, a los Panedile o Libertador. Se trata de dos tapas urbanas que en forma de tiras conforman un límite ordenador al tejido urbano existente, en ese momento muy desordenado, generando en el centro de esas 26 hectáreas un espacio propio al proyecto y obviamente a la ciudad. Se propone un basamento cuya cubierta la transformamos en un gran espacio verde de escala metropolitana, similar al concepto del Central Park de Nueva York. Tenemos un cierto hilo conductor o coherencia entre la arquitectura y las intervenciones urbanas. Para esta nueva etapa del estudio vale la frase de Mark Twain: “las historias no se repiten, pero deben rimar”.

-Crecer en altura ¿Es la mejor solución para el desarrollo urbano?
-En el contexto global, el modo en cómo se enfoca el urbanismo hoy produce una paradoja. Si antes la visión de la ciudad se vivía como un hecho depredador y antiecológico, hoy se entiende todo lo contrario: una ciudad permite ahorrar energía porque la infraestructura y los servicios urbanos son más eficientes. En consecuencia, las ciudades se enfocan como el camino a seguir, practicando la sustentabilidad. No obstante, la Argentina tiene un problema demográfico, que es la concentración de un 30/40 % de su población en torno a Buenos Aires y su área de influencia, que se debería visualizar como una única área metropolitana en la cual se definan políticas comunes en este sentido. Si bien la coyuntura y la emergencia llaman primero, seguramente a futuro se arribará a este objetivo.

 -¿Buenos Aires debería tener más torres, entonces?
-Las soluciones para una ciudad no se enfocan en el dilema “torre sí o no”. Manhattan tiene una configuración cuya característica predominante es la altura. Se trata de una isla cuyo crecimiento posible no era otro sino hacia arriba. Eso sí, con un parque central magnífico en el otro extremo. Luego está París y otras ciudades de Europa, que mantienen un tejido homogéneo y alturas ordenadas. Somos partidarios de creer que las verdades siempre están en el medio.

– ¿Cómo se equilibran los objetivos especulativos con el deseo de hacer buena arquitectura?
-Cuesta convencer a un desarrollador para que considere resignar parte de su beneficio económico en pos de un planteo arquitectónico que consideramos mejor en su aporte urbano o para el usuario, pero que implique un mayor costo o menos metros cuadrados. En ese sentido, plantear un retiro para darle un plus a la ciudad y considerar que se va a poder compensar de otro modo en el precio, por ejemplo, es algo que en general el desarrollador prefiere no arriesgar, pero a la larga terminamos todos de acuerdo. En el caso de Libertador Mil en Vicente López, con un terreno de 92 metros sobre Libertador y atendiendo a una restricción para el acceso vehicular sobre la avenida, propusimos que la entrada al edificio esté en un extremo donde existe una calle con cul de sac y un retiro del edificio en planta baja. Entonces, la callejuela transformada en calle vehicular restringida tipo plaza se integra al proyecto y genera un nuevo espacio urbano que beneficia a la ciudad y al edificio. Luego las plantas se van extendiendo en el largo del lote a medida que se asciende para compensar la superficie cedida. La clave es mostrar que hay un círculo virtuoso donde el proyecto cede en un sentido para beneficiarse en otro. Ahora en el proyecto tiene en su acceso más espacialidad; esto el cliente lo entendió, nunca son fáciles estos planteos en los proyectos, pero siempre lo intentamos.

-¿Qué debería considerar el nuevo Código en ese sentido?
-Los códigos urbanos son una abstracción. Como en una partitura musical, lo importante son los intérpretes, los músicos, que somos los arquitectos, y en la sumatoria de toda esa música está la ciudad como una construcción colectiva. Creemos que Buenos Aires suena bastante bien dentro del concierto del mundo.

La mejor ciudad es la que ofrece seguridad, servicios y un espacio de contención. La mayoría de la gente vive en espacios acotados y la ciudad debe funcionar como el gran living, la gran expansión de la casa y eso es lo interesante. La que logra que en las 24 horas del día se generen los usos mixtos, actividades donde la gente de un distrito se movilice a otro. Así se genera un círculo virtuoso, la presencia humana confiere seguridad, crecimiento económico y prosperidad permanente.

En este sentido, el código nuevo plantea generar un grupo de varias manzanas en donde se restrinja el uso vehicular a un perímetro y las interiores sean peatonales, donde se detecta un zócalo urbano comercial. Eso crearía macro manzanas y calles verdes que podría ser positivo. Por otro lado, los esfuerzos por incentivar el uso del transporte público y bicicletas están mostrando resultados positivos que mejoran la ciudad.

-¿Cómo se concilia la protección de la historia urbana con el necesario desarrollo?
-En el código actual hay muchos puntos grises interpretativos que generan laberintos. No obstante, creemos que el nuevo código los va a mejorar. El mundo cambia vertiginosamente, el mundo es urbano ya que el 80 % de la población vive en ciudades. Ellas deben acompañar los cambios, deben ser más flexibles. Para la reconversión de la fábrica de Volcán trabajamos mucho para hacer una propuesta de intervención, porque el conjunto estaba catalogado como distrito APH.

En principio no se podía tocar nada, con lo cual era imposible desarrollar un proyecto. Preparamos una presentación seria, poniéndonos también en la posición de los funcionarios que debían evaluarla, y arribamos a un acuerdo de intervención.

El edificio ocupa casi la manzana completa, con construcciones de varios períodos y de variado interés arquitectónico. Con lo cual propusimos conservar lo más valioso y demoler un sector menor, de manera de abrir los patios necesarios para desarrollar un proyecto residencial. Las fachadas internas siguen la línea del conjunto y recomponen su estética de forma armónica.

HAGA CLICK EN LOS SIGUIENTES TÍTULOS PARA CONTINUAR LEYENDO LA NOTA.

Tres estrategias con un mismo concepto.
La puerta de ingreso al Norte porteño.
Generar el efecto Seagram en el corredor de Libertador.
Como una vela que levita en el espacio.

Diario: ARQ Clarín
Fecha de publicación: 20 de Marzo de 2018.

NOTA COMPLETA

También te podría gustar...